Infección del oído medio Sigue nuestra pagina en Facebook
¿Qué son las infecciones del oído medio? Las infecciones de oído ocurren cuando los virus o las bacterias entran en el oído medio, el espacio que hay detrás del tímpano. Cuando un niño desarrolla una infección de oído (también llamada otitis media), el oído medio se le llena de pus (un líquido infectado). El pus ejerce presión sobre el tímpano, lo que puede ser muy doloroso. ¿Cómo ocurren las infecciones de oído? Las infecciones de oído suelen ocurrir debido a la inflamación en una o ambas trompas de Eustaquio (que conectan el oído medio con la parte posterior de la garganta). Las trompas de Eustaquio permiten el drenaje de las mucosidades del oído interno hacia la garganta. Un catarro o resfriado, una infección de garganta, el reflujo ácido, o las alergias también pueden hacer que se hinchen las trompas de Eustaquio. Esto obstruye el drenaje de las mucosidades. Entonces, pueden crecer virus o bacterias en las mucosidades y fabricar pus, que se acumulará en el oído medio. Líquido no infectado se acumula dentro del oído. Puede no provocar ningún síntoma, pero en algunos niños el líquido crea una sensación de oído tapado o de que se destapa el oído.
¿Por qué los niños contraen infecciones de oído? Los niños (sobre todo en sus primeros dos a cuatro años de vida) contraen infecciones de oído más a menudo que los adultos por varios motivos: Sus trompas de Eustaquio, más cortas y más horizontales, permite que bacterias y virus accedan más fácilmente al oído medio. Sus trompas de Eustaquio también son más estrechas, lo que favorece su obstrucción. Hay otros factores que también aumentan el riesgo de que los niños desarrollen infecciones de oído, como la exposición al humo del tabaco fumado por otras personas, la alimentación con biberón y el hecho de relacionarse con otros niños en guarderías y centros de preescolar. Las infecciones de oído son más frecuentes en los niños que en las niñas. Las infecciones de oído no son contagiosas, pero los resfriados que a veces las provocan lo pueden ser. Las infecciones de oído son frecuentes en los meses de invierno, cuando la gente contrae infecciones de las vías altas o resfriados (un niño con una infección de oído también puede tener síntomas catarrales, como nariz tapada o moqueo nasal y/o tos). ¿Cómo se diagnostican las infecciones de oído? El especialista hace una exploración física al paciente y le examina el oído. Utiliza un otoscopio, un instrumento de tamaño reducido similar a una linterna, que le permite ver el tímpano. ¿Cómo se tratan las infecciones de oído? Para tratar una infección de oído, el especialistas tienen en cuenta muchos factores, incluyendo: El tipo y la gravedad de la infección de oído. La frecuencia con que el niño contrae este tipo de infecciones Cuánto tiempo hace que tiene esta infección La edad del niño y cualquier factor de riesgo que presente el niño Si la infección de oído afecta o no a la audición. ¿Cuándo son necesarios los antibióticos? Los antibióticos pueden ser el tratamiento adecuado para aquellos niños que contraigan muchas infecciones de oído. Por eso es importante visitar a su especialista. El cual le puede recetar antibióticos, que deberán tomar diariamente, para ayudar a prevenir futuras infecciones. Y los niños pequeños, así como aquellos que tengan síntomas más graves, pueden necesitar antibióticos desde el principio. El enfoque de "esperar y ver" puede no ser aplicable a aquellos niños que tengan otros problemas de salud asociados, como paladar hendido, afecciones genéticas, como el síndrome de Down, u otras enfermedades, como trastornos del sistema inmunitario. Puede que el especialista recomiende administrarle gotas para los oídos analgésicas siempre y cuando el niño no tenga el tímpano perforado. ¿Las infecciones de oído pueden afectar a la audición? La acumulación de líquido detrás del tímpano puede impedir el paso del sonido, lo que puede provocar problemas auditivos de carácter temporal. Los niños con un problema auditivo pueden: No responder a sonidos graves Necesitar subir el volumen de la televisión o de la radio Hablar más alto Parecer que no atienden en la escuela En los niños con otitis media con derrame (o efusión) el líquido acumulado detrás del tímpano puede impedir el paso del sonido, lo que puede provocar pérdidas auditivas leves de carácter temporal, que pueden pasar desapercibidas. Un niño con perforación del tímpano puede tener acufenos (percibir un sonido que no existe) o zumbidos (soplo o ruido) de oído y no oír tan bien como de costumbre. ﷯ ¿Se pueden prevenir las infecciones de oído? Algunas elecciones relacionadas con el estilo de vida pueden proteger a los niños de las infecciones de oído: Evitar exponer a los niños al humo de tabaco fumado por otras personas, algo que aumenta la frecuencia y la gravedad de las otitis. Tanto los padres como sus hijos se deben lavar las manos a conciencia y a menudo. Esta es una de las formas más importantes de impedir que se propaguen los gérmenes que, al provocar resfriados, favorecen el desarrollo de infecciones de oído. Llevar al día el calendario de vacunacion es sistemáticas del niño, porque que hay ciertas vacunas que pueden ayudar a prevenir las infecciones de oído.
¿Cuándo debería llamar al médico? Aunque se trata de algo muy poco frecuente, las infecciones de oído que no remiten o las que afectan al oído medio y son graves o repetidas pueden tener complicaciones. Por lo tanto, los niños que tengan dolor de oído o la sensación de tener los oídos tapados, sobre todo si estos síntomas van acompañados de fiebre, deberían ir a un especialista si no mejoran en un par de días.
Centro Hospitalario La Paz de Occidente 4a. calle y 24 avenida zona 3, Quetzaltenango Cuarto Nivel Clinica 405

Todos los derechos reservados 2,019